Ahorra hasta 4 horas por semana en solo 20 minutos

 

Probablemente estés pensando, eso suena genial, pero ¿cómo lo hago?

Todo lo que necesitas hacer es construir una hoja de atajos o “macros”.

Entonces, ¿cómo empezar exactamente?

Paso 1: Toma nota de lo que encuentras reescribiendo o buscando repetidamente

Tal vez envías muchos correos electrónicos iguales o con palabras similares todos los días. Si estás escribiendo desde cero cada vez, estás desperdiciando valioso poder mental (y tiempo). Tu "hoja de atajos" podría consistir en unas pocas plantillas de correo electrónico listas para ser reutilizadas dependiendo de quién sea el destinatario. Si usas Gmail, usa respuestas Canned.



Paso 2: Elije una forma de almacenar tu información

Usa el programa que tenga más sentido para ti, como Word, Google docs, editor de texto o incluso borradores de correos electrónicos almacenados en una carpeta. Lo que elijas, lo importante es que puedes consultarlo fácilmente. Yo personalmente uso Outlook.

Paso 3: Dedica 20 minutos a completar tu documento con los elementos del Paso uno

Sea lo que sea (correos electrónicos, fórmulas de Excel o quizás números de teléfono), vale la pena un poco esfuerzo para escribirlo en un documento una vez, y luego tenerlo fácilmente accesible para volver a utilizarlo en el futuro.

Are You Ready?