¿Crea video como un profesional? Parte 1


En esta primera entrega nos vamos a centrar en otra forma de comunicación. La comunicación no verbal son todas las expresiones y movimientos que hacemos con nuestro cuerpo.

Es importante que sepas que al principio tu mensaje no verbal siempre será automático, es decir, no seremos consientes de la forma como nos movemos o expresamos con nuestro cuerpo, en este caso, el ejercicio principal está en que comiences a analizar los videos que vayas produciendo, de esta forma y conforme hagas una evaluación consiente donde encuentres los aspectos que quieres mejorar de tu comunicación, lograrás que tu mensaje sea mucho más contundente.

Recuerda que todo comunica, es por eso que la mitad del mensaje está en lo que dices, y la otra mitad está en la forma en la que tu cuerpo y tu voz reflejan eso que dices. De la combinación de estos dos aspectos depende el éxito de tu mensaje.

1.     Expresiones faciales

Cuando hablamos de expresiones faciales no solo nos referimos a si estás feliz o triste al momento de grabar tu video, también nos referimos a qué comunica tu boca, tus ojos y tus cejas cuando actúan en conjunto, del resultado de esta combinación las personas que te ven pueden sacar varias conclusiones, como que estás aburrido, emocionado o desinteresado sobre el tema del cual estás hablando.

2. Movimientos corporales

En este caso lo más común es que las personas tiendan a quedarse o muy quietos, o que por lo contrario se muevan mucho, ambos extremos no son buenos, porque por un lado hacen que se sienta muy aburrido el video o por el contrario, los movimientos sean tan activos que hacen que las personas se desconecten de tu mensaje por estar siguiendo tus movimientos.

En este caso trata de buscar un punto neutro, y sobre todo apóyate en el uso de tus manos para expresar urgencia en esos mensajes clave que sientes que tienes en tu oratoria, las manos nos permiten generar énfasis a las palabras, pero no debes abusar de su uso ya que pierden fuerza en la medida en la que las uses con frecuencia.

3. Entonación y lenguaje

Piensa en tu entonación como una montaña rusa donde utilizas la velocidad para transmitir tu mensaje, por ejemplo, si quieres hacer énfasis en una frase particular, procura decirla más lentamente, en este aspecto es clave que juegues con tu velocidad de oración, de esta manera las personas se mantienen enganchadas, contrario a lo que sucede cuando mantienes un mismo ritmo de oratoria, que puede terminar por aburrir y desconectar a tu audiencia. Otro punto clave es utilizar las pausas, que por lo regular van justo cuando has tratado un punto clave de tu mensaje. Esto les indica a las personas que es un momento en el que pueden reflexionar sobre lo que acabas de decir.

4. Evita las muletillas

Este ejercicio es uno en el que sin dudas más se debe trabajar como oradores, a lo largo de nuestras comunicaciones hay expresiones o palabras que tendemos a repetir, esto limita nuestro arsenal de expresiones y nos hace ver repetitivos y monótonos. Para evitar el uso de muletillas es indispensable que observemos de manera crítica nuestros videos, luego debemos enfocarnos en encontrar esas muletillas y pensar que otras expresiones o palabras podemos utilizar, de esta manera estaremos mejor preparados para los próximos videos que hagamos, y también estaremos más atentos a evitarlas cuando sintamos que van a salir por nuestra boca.

5. Sácale provecho a la distancia física

La distancia entre nosotros y nuestra cámara también comunica demasiado, si queremos ser más íntimos con lo que queremos transmitir, podemos acercarnos a la cámara y susurrar el mensaje, mientras que un punto neutro denota que el mensaje es siempre el mismo, y un punto mucho más lejano nos hace sentir ajenos y despreocupados a la conversación y genera ruido para nuestras audiencias.

6. Feedback

Es importante que después de cada ejercicio de video que realicemos nos tomemos el tiempo para interiorizar y analizar nuestras virtudes y defectos al momento de salir en cámara, analizar esas palabras que repetimos, la forma de entonación que utilizamos y los movimientos que hacemos con nuestro cuerpo, son sin duda los aspectos más importantes que debemos detectar y sobre los cuales debemos trabajar para hacer que nuestros videos sean mucho más interesantes, nuestro mensaje se exprese mejor y en últimas nos convirtamos en unos maestros del video.

No olvides poner en práctica todos estos consejos, ya veras que conforme los utilices y vayas practicando, tu desempeño ante las cámaras será más convincente y tu mensaje será más recordado.

¡Ánimo tiger!

Are You Ready?