Crece internamente para ser un mejor profesional

Trabajando con tu personalidad

Es importante conocer su estilo personal para poder trabajar con él. Aquí hay algunos consejos sobre cómo aprender sobre tu estilo de productividad para que puedas usarlo a tu favor.

# 1 Elije el camino de menor resistencia personal

¿Cuántas veces has leído un truco que te dice que te levantes a las 5 am? ¿O probar una nueva rutina de ejercicio loco? Si bien es tentador intentarlo, no te ayudarán a ser más productivo si se oponen directamente a tu propio estilo personal de productividad. En cambio, mira hacia adentro para encontrar tus propios trucos de productividad. Piensa en la última vez que completaste con éxito un proyecto importante y desglósalo. ¿Qué hiciste que te hizo exitoso en este esfuerzo? Escribe lo que funcionó y úsalo, en lugar del último truco de productividad que está en las tendencias.

# 2 Modifica tu trabajo

No hay una forma "correcta" de hacer las cosas, incluso si las reglas parecen rígidas. Siempre puedes adaptar un proyecto y hacer que funcione para ti. Por ejemplo, si tienes que hacer una presentación pero odias hablar en público y hacer diapositivas, en su lugar, haz una charla o sesión de preguntas y respuestas. Adaptar proyectos y tareas a tu estilo personal elimina la sensación de resistencia y te ayuda a hacer las cosas. Si hay una tarea que temes, piensa en 5 alternativas que podrían funcionar en su lugar.

TIP 2

Cómo enfocarse y concentrarse mejor

¿Sabes por qué un domador sostiene una silla frente a la cara del león?

Porque el león trata de concentrarse en las cuatro patas de la silla al mismo tiempo. Con su enfoque dividido, el león se confunde y no está seguro de qué hacer a continuación. Por lo tanto, elige congelarse y esperar en lugar de atacar al domador.

¿Con qué frecuencia tienes algo que deseas lograr: perder peso, iniciar un negocio, viajar más, solo para terminar confundido por todas las opciones que tienes delante y nunca progresar?

Evita el destino del león: ¡todo lo que necesitas hacer es comprometerte con una cosa!

La mayoría de las personas no tienen problemas para concentrarse. Tienen problemas para decidir.

Progresar en tu vida no se trata de aprender a concentrarte y concentrarte mejor. Se trata de aprender a elegir y comprometerse con una tarea específica.

Tienes la capacidad de concentrarte, solo necesitas elegir hacia dónde dirigir la energía en lugar de actuar como el león y dividir la atención entre las cuatro patas de la silla.

Comportate como un tigre: Cualquiera que sea tu objetivo, recuerda:

- A veces el éxito no se logra al primer intento, lo importante es que comiences con un objetivo y te enfóques en el.

- No necesitas más información, solo comprométete con los fundamentos

- La única opción equivocada es no elegir. Da el primer paso y confía en que descubrirás cómo dar el segundo paso cuando lo necesites.

No tienes que hacerlo todo de una vez, pero hay algo que debes hacer ahora, no sé qué es, pero tú sí. Desliza la silla fuera del camino y elije en qué te vas a enfocar.

TIP 3

Cómo resolver grandes problemas

Cuando te enfrentas a un problema complejo o intentas hacer algo audaz, comienza con una versión más pequeña del problema grande. Concéntrate exclusivamente en ese pequeño problema y resuélvelo.

Utiliza las respuestas a este pequeño problema para ampliar tu conocimiento del problema más amplio y luego repite la fórmula.

Consideremos algunos ejemplos de cómo podríamos poner en práctica esta idea para desarrollar nuestras propias habilidades de resolución de problemas:

# 1 creatividad

GRAN PROBLEMA: ¿Cómo me vuelvo más creativo?

Solución pequeña: si quieres convertirte en un buen fotógrafo, comienza con algo pequeño. Aprende a tomar una muy buena foto de una silla. Una vez que puedas tomar una foto fantástica de una silla, usa esos principios (luz, composición, líneas, curvas) para tomar mejores fotos de todo.

# 2 ejercicio

GRAN PROBLEMA: ¿Cómo puedo comenzar a hacer ejercicio de manera consistente?

Pequeña solución: si no puedes descifrar el código de acondicionamiento físico y luchar para hacer ejercicio de manera constante, olvídate de cualquier otro ejercicio y simplemente aprenda a hacer una flexión. Repite ese ejercicio durante días, semanas, meses. Una vez que te demuestres a tí mismo que puedes resolver este pequeño problema, usa las lecciones que aprendes para ser más consistente en el ejercicio en general.

# 3 Nutrición

GRAN PROBLEMA: ¿Cómo puedo comer sano todos los días?

Pequeña solución: ¿Quieres mejorar tu nutrición? Come una verdura hoy. Domina eso. Hazlo por cuatro semanas. O más largo. Toma lo que aprendes acerca de ser coherente con esa única cosa y aplícalo para agregar un segundo alimento saludable.

Reducir tu enfoque es un modelo mental que puedes aplicar cuando quieras comenzar un nuevo comportamiento o asumir un nuevo proyecto que parece demasiado grande o abrumador o complejo de manejar. Es un filtro a través del cual puedes ejecutar problemas más grandes para abordar problemas desde un lugar más útil.

Entonces, ¿cómo resuelves los grandes problemas? Comienza con uno más pequeño.

Are You Ready?