La Matriz Eisenhower

Muchas veces nos sentimos agotados y sin tiempo, con esa sensación de que no logre de hacer nada de lo que quería o tenía pensado y planificado. Si haces el ejercicio el viernes en la tarde de mirar hacia atrás toda la semana, puedes identificar esas tareas que has realizado que de verdad te acercan a tus metas, ya sean a nivel profesional o a nivel de tu vida personal. Me imagino que te pasa lo que a muchos nos ocurre, muchas de esas tareas no eran ni importantes ni urgentes. ¿Cómo identificar que es importante y urgente?, a que dar prioridad y a que no es un paso importante para ser más productivos, hacer más en menos tiempo, acercarnos a nuestras metas y finalmente bajar el estrés y tener una vida más feliz. Hay muchas técnicas, personalmente me gusta la Matriz de Eisenhower porque me ayudó a crear el habito y que las cosas con tiempo ocurran automáticamente.


1. ¿En que nos ayuda?

La matriz de Eisenhower, también conocida como la matriz urgente-importante, nos ayuda a decidir y priorizar tareas por urgencia e importancia, clasificando las tareas menos urgentes e importantes que debemos delegar o eliminar.

2. ¿Cuál es su origen?

Dwight D. Eisenhower fue el 34º presidente de los Estados Unidos desde 1953 hasta 1961. Antes de convertirse en presidente, sirvió como general en el ejército de los Estados Unidos y como comandante supremo de las fuerzas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial. Más tarde también se convirtió en el primer comandante supremo de la OTAN.

Dwight tuvo que tomar decisiones difíciles continuamente sobre cuál de las muchas tareas debería enfocarse cada día. Esto finalmente lo llevó a inventar el mundialmente famoso principio Eisenhower, que hoy nos ayuda a priorizar por urgencia e importancia las actividades que tenemos a lo largo del día.

3.¿Cómo funciona?

Dar prioridad a las tareas por urgencia e importancia resulta en 4 cuadrantes con diferentes estrategias de trabajo:




Llamamos al primer cuadrante Hacer primero, ya que en sus tareas son importantes para tu vida y carrera y deben realizarse hoy o mañana a más tardar. Podrías usar un temporizador u otra técnica para ayudarte a concentrarte mientras intentas hacer la mayor cantidad posible de ellos. Un ejemplo de este tipo de tarea podría ser revisar un documento importante para tu gerente o cliente. 

El segundo cuadrante lo llamamos Postergar. Tus tareas son importantes pero menos urgentes. Aquí van las tareas que necesitas anotar en tu calendario y numerarlas. Un ejemplo de eso podría ser un reinicio planeado desde hace mucho tiempo de tu actividad en el gimnasio.

Los gerentes de tiempo profesionales dejan menos cosas sin planear y, por lo tanto, tratan de administrar la mayor parte de su trabajo en el segundo cuadrante, reduciendo el estrés al finalizar tareas urgentes e importantes a una fecha razonable en el futuro cercano cada vez que se presente una nueva tarea.

El tercer cuadrante es para aquellas tareas que puedes delegar, ya que son menos importantes para ti que otras, pero aun así son bastante urgentes. Debes realizar un seguimiento de las tareas delegadas por correo electrónico, teléfono o dentro de una reunión para verificar su progreso más adelante.

Un ejemplo de una tarea delegada podría ser alguien que te llame para pedirte un favor urgente o que te pida que ingreses a una reunión. Puedes delegar esta responsabilidad sugiriendo una mejor persona para el trabajo o dándole a la persona que llama la información necesaria para que se ocupe del asunto por sí mismo.

El cuarto y último cuadrante se llama “No hacer”, porque está ahí para ayudarte a resolver las cosas que no deberías estar haciendo en absoluto.

Descubre y detiene los malos hábitos, como navegar por Internet sin una razón o jugar demasiado tiempo, estos te dan una excusa para no ser capaz de lidiar con tareas importantes en el primer y segundo cuadrante.

Finalmente la matriz se ve así:


5 consejos de gestión del tiempo al trabajar con la Matriz de Eisenhower

1. Poner las cosas por hacer en una lista libera tu mente. Pero siempre es necesario analizar lo que vale la pena hacer primero.

2. Intenta limitar a no más de ocho tareas por cuadrante. Antes de agregar otro, completa primero el más importante. Recuerda: no se trata de recolectar tareas sino de terminar tareas.

3. Siempre debes mantener una sola lista para las tareas profesionales y privadas. De esa manera, nunca podrás quejarte de no haber hecho nada por tu familia o por ti mismo al final del día.

4. No dejes que tú u otros te distraigan. No dejes que otros definan tu prioridad. Planea en la mañana o la noche anterior, luego trabaja en tus cosas. Y al final, disfruta de la sensación de finalización.

5. Finalmente, trata de no postergar tanto.



Are You Ready?