¿Manejas al tiempo, o el tiempo te maneja a ti?

Si te detienes a pensarlo, en realidad no podemos manejar, administrar, o controlar el tiempo. El tiempo pasa, si quieres o no. Es imposible hacer que 5 minutos se conviertan en 6, y tampoco podemos ni pedir prestado, ni regalado o guardar el tiempo para más tarde.

Esto puede hacernos pensar que entonces todas las charlas y seminarios sobre gestión de tiempo no sirven. Si pensamos bien, cuando uno dice “si solo tuviera 2 horas más podría terminar…”, ¿en realidad son las 2 horas que estamos pidiendo y ni un minuto más?. De verdad crees, ¿que en esas dos horas podrás responder los 2,000 emails pendientes? El problema es que, en esas 2 horas, tu bandeja de entrada se llenará con 500 mensajes nuevos y seguramente requería más de tu tiempo, entonces, ¿qué es lo que estamos buscando ansiosamente?.

Pensar en una buena idea, una genialidad, o ver una oportunidad solo llevan un segundo y puede ocurrir en los momentos más inesperados, así que mas tiempo, no es la respuesta que estás buscando.

Para hacerlo sencillo, lo que realmente estamos buscando es ese espacio para poder pensar y tener el el momento adecuado para hacer una actividad a la que queremos dedicar tiempo de calidad. El balance entre el control que tengas sobre qué hacer y el enfoque apropiado a realizar esas acciones te darán el espacio para realizara.


 

Esta matriz explica de manera sencilla el juego entre el foco y compromiso para hacer algo, y el control que tienes sobre tus actividades. En cualquier momento de la vida, una persona tiene entre 30 a 100 proyectos en paralelo y unas 150 a 200 tareas. Si esta situación se sale de contrl, sinetes estrés, y si no estamos 100% enfocados no podemos llegar a la meta. Las personas sin control y sin Focus son víctimas, las que tienen puro control y foco se tiran de cabeza a hacer algo y el resto no importa, ahí entran los artistas locos, científicos. Por otro lado, los que tienen puro control y poco enfoque son los que quieren están en todo, y al final del día no pueden hacer mucho, es la típica persona que puede pasar horas ajustando el sonido del timbre de su celular. El que maneja adecuadamente el balance entre contrl y enfoque es el capitán a mando de la nave, comprometido, claro y con una dirección, ¿en qué cuadrante te pondrías?.

La vida es elástica, y la realidad cambia constantemente, es por eso por lo que debemos tener la flexibilidad y la habilidad de hacer cambios sobre la marcha. Una manera es usar estos 3 puntos claves:

1. Saca de tu cabeza las mil y una cosas que tienes acumuladas, mejor aterrizalas en una libreta o en las notas de tu computador.

2. Házlo específico: no escribas solo “perro”, en vez de eso intenta ser más específico y escribe, sacar a pasear al perro, darle de comer o lo que sea.

3. Construye tu mapa para navegar entre los proyectos, deseos y tareas, y vuélvete más productivo.

 


Are You Ready?