Tu circulo cercano te llena o te quita energía?

Tu amigo entiende tu broma. Tu compañero de trabajo te felicita. Tu conyugue te saluda con un abrazo. Todos te están ayudando a eliminar el estrés y aumentar el bienestar. De hecho, Mental Health America descubrió que el 71 por ciento de las personas encuestadas recurrían a amigos o familiares en momentos de estrés.

Los humanos somos animales sociales: anhelamos sentirnos apoyados, valorados y conectados.

La investigación señala los beneficios de la conexión social:

Aumento de la felicidad: En un estudio convincente, una diferencia clave entre personas muy felices y personas menos felices fueron las buenas relaciones.

Mejor salud: La soledad se asoció con un mayor riesgo de hipertensión arterial en un estudio reciente de personas mayores.

 

Una vida más larga: Las personas con fuertes lazos sociales y comunitarios tenían dos o tres veces menos probabilidades de morir durante un estudio realizado por 9 años.

A veces, la conexión es solo una charla sincera. Pero a veces solo requiere un correo electrónico de carcajadas.

CREANDO CONEXIONES

La conexión ocurre cuando obtienes:
Ayuda concreta, como hacer que un amigo recoja a sus hijos de la escuela.
Apoyo emocional, como escuchar a alguien decir: "Lamento mucho que hayas tenido un momento tan difícil".
Perspectiva, como recordar que incluso los adolescentes más malhumorados crecen.
Consejos, como una sugerencia para planificar una cita semanal con tu conyugue.

¿TIENES SUFICIENTE APOYO?

Un autor llamó a su red de apoyo su "equipo de los pits (como en las carreras de F1)", las personas en las que podía confiar para acelerarla. Pregúntate si tienes algunos amigos o familiares con los que:

Te puedas sentir cómodo.
Te de la sensación de que podrías decirles cualquier cosa.
Puedas ayudarte para resolver problemas.
Te sientas valorado.
Tus preocupaciones sean tomadas en serio.

HACIENDO AMIGOS

Si sientes que sus conexiones actuales no brindan suficiente soporte, puedes tomar medidas para formar nuevas. Considere estas sugerencias:
Inscríbete en una clase que te intriga. De antemano sabes que tus compañeros de clase ya comparten un interés común (y si no conoces a nadie, al menos habrás estimulado tu cerebro).
Únete a un grupo de libros, club de senderismo u otro grupo. Si deseas que tu entrada sea más suave, considera contactar al líder del grupo con anticipación.
Voluntario. Trabajar juntos crea lazos y ayudar a otros tiene sus propias recompensas.
Involúcrate mucho. Una vez elijas una activiad, especialmente si te encuentras en una situación completamente nueva, como comenzar la universidad, es posible que debas conocer a muchas personas antes de encontrar algunas que te convengan.

Si la timidez o la ansiedad extremas te impiden hacer amigos, puede ser útil trabajar con un terapeuta.

FORTALECIENDO TUS RELACIONES

Si quieres sacar más provecho de las relaciones que tienes, considera estos pasos:
Haz una lista de las personas que desea contactar regularmente. Si es necesario, agrega un recordatorio a tu calendario.

Comprométete a pasar una cierta cantidad de tiempo juntos cada día o semana, sin Smartphone, iPod u otros artilugios que te distraigan.

Escucha muy bien repite lo que escuchaste para asegurarte de entender.

Pide tipos específicos de ayuda. Incluso los mejores amigos no pueden leer tu mente.

Muestra cuánto respetas, apoyas y aprecias a tus amigos y familiares. Puedes tener pensamientos positivos, pero compartirlos funciona de maravilla.

Sal de las relaciones que te hacen sentir inseguro, bajan tu autoestima o te llevan a hábitos poco saludables.

Si tienes una relación problemática, vale la pena trabajar en ello. Los expertos dicen que una mala relación puede lastimarte aún más que una buena relación puede ayudarte. Si tu relación es difícil, aquí hay algunas sugerencias:

- Asumir la responsabilidad de su parte en el problema.

- Mantente constructivo y propone soluciones

- Considera cómo te sentirías si fueras la otra persona

- Intenta concentrarte en lo que valoras de la otra persona.

Are You Ready?